THE ATTORNEY GENERAL OF TEXAS
Ken Paxton
Proteccióal Consumidor

Los padres no deben permitir que los niños se conecten a Chatroulette.com, una nueva página Internet de videocharla

Una página Internet cada vez más popular representa una amenaza para los niños de Texas ya que da a los usuarios, incluso depredadores sexuales peligrosos, la oportunidad de videocharlar en vivo con personas elegidas al azar.

Los usuarios del sitio www.chatroulette.com, los cuales solo necesitan una camara web y acceso al Internet, son seleccionados al azar para charlar con extraños. Los jóvenes usuarios no tienen que registrarse ni utilizar un nombre de usuario o contraseña para entrar a la página Internet antes de estar cara a cara con un perfecto desconocido. Peor aún, los usuarios solo tienen que hacer clic para ser conectados con otra persona.

Una investigación encubierta realizada por la Unidad de Delitos Cibernéticos de la Procuraduría General descubrió resultados sorprendentes. Casi la mitad de los usuarios seleccionados al azar con los que se conectaron investigadores de la Unidad se exhibieron inmediatamente y realizaron actos sexualmente explícitos frente a la cámara.

En vista de la fuerte posibilidad de que los niños se vean expuestos a conducta sexual gráfica, los padres de Texas deben prohibir a sus hijos conectarse a la página www.chatroulette.com. Aunque se supone que los usuarios del sitio web deben tener por lo menos 16 años, la regla no se impone claramente, lo que significa que el papel preventivo de los padres es especialmente importante.

El Procurador General Abbott recuerda a los padres que deben supervisar de cerca las actividades de sus hijos en Internet usando los siguientes consejos de seguridad:

Colocar la computadora en un lugar público en la casa para que puedan supervisar cómo usan sus hijos la Internet. No permitir que los niños tengan una computadora en su cuarto ni usen cámaras web.
Asegurar que los niños saben que nunca deben acordar conocer en persona a alguien que conocieron en línea ni divulgar nunca información personal a un extraño que conocieron en la Internet.
Estar informados. Conectarse a la Internet con sus hijos o por lo menos hablar con ellos sobre las páginas Internet que visitan.
Establecer reglas básicas para los niños cuando usan la Internet, como la hora en que pueden conectarse y los tipos de páginas que pueden visitar. Colocar las reglas cerca de la computadora.

General Abbott's signature
Greg Abbott
Attorney General of Texas

Back

LAS ALERTAS AL CONSUMIDOR - La Procuradur�a General acepta quejas por parte del consumidor sobre negocios. Asimismo, cuando existe un patr�n de quejas justificando intervenci�n, la Procuradur�a General puede entablar una demanda civil conforme a las leyes de protecci�n al consumidor, lo cual a veces puede resultar en que una compa��a debe de indemnizar a los consumidores - vea nuestra p�gina Internet de Demandas Mayores. Sin embargo, cuando un consumidor es enga�ado por un defraudador, el proceso de protecci�n al consumidor no lo puede ayudar ya que, para que podamos ayudarlo, debemos contar con la buena fe de una compa��a, a la que le es importante mantener a sus clientes satisfechos. Una demanda civil puede poner a un negocio sin escr�pulos fuera de servicio, pero normalmente no otorga indemnizaci�n.

Aquellos individuos que cometen fraudes generalmente caen bajo la jurisdicci�n de un fiscal penal - en Texas, este el fiscal de distrito (district attorney) o fiscal del condado (county attorney). Sin embargo, a pesar de ser acusados y condenados, estos estafadores normalmente ya no poseen su dinero, porque lo gastan tan r�pido como lo hayan robado. Una persona que ha sido v�ctima de una estafa o fraude, debe de reportarlo inmediatamente al departamento de polic�a o al alguacil (sheriff). Pero lo mejor que un consumidor puede hacer es estar alerta a los fraudes o estafas, y as� no ser enga�ado en primer lugar. Por esta raz�n, la Procuradur�a General emite estas alertas al consumidor tan pronto como nos enteramos, a trav�s de personas que nos contactan o por otros medios, cuando una estafa o fraude ha occurido.